You are currently browsing the tag archive for the ‘Atlético de Madrid’ tag.

Ese el nombre de la gira en estadios de Muse. Lo de anoche en el Calderón fue soberbio. Si tuviera que hacer la lista -en plan Alta Fidelidad- de los diez mejores conciertos a los que he tenido la fortuna de asistir, éste sería uno de ellos.  Seguro que estaría en la lista, con los fallos y todo.  ¿No debería haber sido perfecto para estar en tan exclusiva lista? No. Para mí, lo de ayer fue auténtico R&R.

Los Muse no son humanos.  Vinieron del espacio exterior -no son de Devon, no- hace años, y ayer aterrizaron en el Calderón para anunciarnos el perdón y la gracia para todo aquel que se levante y luche junto a ellos. A base de música de extrema calidad, más luces que en Encuentros en la Tercera Fase, un UFO -era british- y unos cuantos trucos visuales y líricos,  parece que cada vez somos más los conversos. De verdad que son de otro planeta. Posiblemente del mismo que el Barrilete Cósmico, no tengo ninguna duda.

¿Qué hace que Muse sea especial, que llene estadios cuando hasta los autoproclamados sucesores de U2 no se atreven a meterse en “fregaos” de este calibre? Los japonenes tienen un nombre para un quinto gusto o sabor. Lo llaman “umami”, y significa algo así como “sabroso”. Un jamón de pata negra es -o sabe- umami. El atún  y el caldo de mi madre, también.  Bien, pues Muse suenan “umami”. ¿Qué no me crees? Sientate tranquilamente en tu sofá y ponte “The United States of Eurasia” a todo trapo. Puede que te abrume al principio, pero luego te comerás ese jamón sin probar los colines y serás un fiel lobotomizado más. No hay más, es mejor que te rindas cuanto antes y disrutes.

Hace tiempo leí lo que opinaba Freddy Mercury acerca de cómo había de ser y qué debía ofrecer un concierto de una banda para masas.  Ayer lo entendí por fin.

Hace tiempo también, antes de verlos en un FIB, recuerdo que la prensa decía de ellos que se pasaban tocando y calificaban sus verborrea musical como pretensiva. Hoy la reconoce como virtuosismo rock.

Qué bueno que:

– Sonó como tienen que sonar los conciertos de rock: mucho.

– Lució como tienen que lucir los conciertos de rock: mucho

– El escenario era una puñetera nave espacial . Y especial mención a los visuales: de 10.

– Bellamy toca peor flamenco que el Pollito, pero no quería demostrar nada,  solo conectar. Y lo consigió: fue correspondido por el público con el consiguiente  “¡¡Torero, torero…!!”

– Se marcaron unos cuantos guiños a Led Zeppelin, Animals, Nirvana, Deftones, ¿Hendrix?…..

– El set list estuvo bien. Sólo yo, eligiendo personalmente los temas, lo habría mejorado. En tu caso, eligiendolos tú.

– Los teloneros fuesen los Editors. Son buenos hermano, son buenos…..

– El Calderón fuese el lugar elegido para la abducción.

Fue una pena que:

– En la puerta no hubiese lectores para las entradas. Me molesta que me rompan la entrada y creo que no soy el único.

– El sonido -¡cuánto grave!- no fuese lo suficientemente bueno en la primera mitad del concierto.

-No tocaron “Sing for Absolution”.

En resumen, si no pudiste ir, compra un billete barato a Lutton y ve a verlos en Septiembre a Wembley. Merecerá la pena.

– Setlist del concierto (tomado de diariocritico):

# Uprising
# Supermassive Black Hole
# New Born
# Map of the Problematique
# Neutron Star Collision (Love Is Forever)
# Guiding Light
# Bliss
# Interlude
# Hysteria
# Nishe
# United States Of Eurasia
# Feeling Good (Leslie Bricusse & Anthony Newley cover)
# MK Jam
# Undisclosed Desires
# Resistance
# Starlight
# Time Is Running Out
# Unnatural Selection

Encore:
# Unintended
# Exogenesis: Symphony, Part 1: Overture
# Stockholm Syndrome

Encore 2:
# Take A Bow
# Plug In Baby
# Knights of Cydonia

“¿Lo han entendido?! Preguntó ¿lo han entendido?! ¿Sí?!!Pues esto, golpeando la pizarra, ¡esto, no vale para nada! Lo que vale es que sois mejores y que estoy hasta los huevos de caer eliminado y de recordar aquella final. Lo que vale es que sois el Atletico de Madrid y hay 10.000 ahí fuera en las gradas que van a morir por vosotros. Hay que morir por ellos, por la camiseta, por vuestro orgullo, hay que salir y decir en el campo que sólo hay un campeón y va de rojo y blanco.”

Me gustan los aviones, me viene de chico. Hasta hubo un tiempo en que quise ser piloto. Cierto día me lo planteé en serio, y no sin algo de sorpresa descubrí que yo no quería ser piloto, que lo que yo quería era pilotar un avión. Y son dos cosas distintas. Lo olvidé, como olvidé otras tantas cosas cuando cambié el “qué quería hacer” por el “qué debía hacer” -y más tarde “qué podía hacer”- para ganarme la vida.

El Capitán Chu saludando al pasaje pasó a la historia, pero el interés por los aviones no. Y así, me engancho a cualquier noticia sobre ellos. Y si la noticia contiene dos ingredientes de mi gusto, mejor. Por ejemplo:

El pasado 16 de Abril un Boeing 737-800 con matrícula EC-JAP perteneciente a Air Europa que realizaba un vuelo charter de Madrid a Valencia transportando al equipo de fútbol Atletico de Madrid con vistas a su enfrentamiento ante el Villareal fue alcanzado por un rayo cuando efectuaba la aproximación al aeropuerto de Valencia, diez minutos antes de tomar tierra.  La tripulación continuo el vuelo con normalidad, el pasaje no tanto.

Que un avión sea alcanzado por un rayo no es noticia y ocurre a menudo. Los aviones funcionan como jaulas de Faraday, lo que les hace -en principio- inmunes a los rayos.  De un modo muy tosco, la electricidad pasó de largo por el fuselaje del avión del Atleti y algunos ni se enteraron. Y aunque sepas que demonios es una jaula de Faraday,  no debe ser muy agradable que te pase esto mientras te asomas por la ventanilla de tu asiento:

El avión aterrizó normalmente y el Atleti  perdió. No hubo chispa.

Otra cosa, tampoco me gustan los simuladores de vuelo. Sí, hay programas estupendos…seguro…pero no vuelan. El PC Fútbol sí que me gustaba.