You are currently browsing the category archive for the ‘Música’ category.

Acabamos de volver de la Joy Eslava donde Love of Lesbian finaliza su gira 1999. En principio sólo tocaban el sábado 5 de Febrero de 2011, pero ampliaron al viernes, luego al jueves, y por fin a hoy miercoles. Así que cuando han empezado con “Allí donde solíamos gritar”, ha comenzado el primero de los últimos conciertos de la gira del disco que empieza y acaba con las más viejas canciones de su disco más nuevo. Todo un logro de singularidades temporales. Y sí, también hemos celebrado el fin de año de 1999 de nuevo.

 

Love of Lesbian en la Joy Eslava, 2 de Febrero de 2011

Estos tipos te hacen reir y al rato quieres morirte

Love of Lesbian son realmente divertidos. Y no sólo eso: estás muerto de risa con el más irónico de los “frontman” patrios y un minuto después piensas cómo se hace para escribir algo tan bello como eso que escuchas ahora. Luego, en la siguiente canción, te cuentan sus penas de una manera que no puedes dejar de esbozar una sonrisa.

 

Love of Lesbian Joy Eslava Madrid 02 de Febrero de 2011

Guisante Nasarre fotografiando al personal. Y yo a él.

¿Cuanto vais a tardar en sacar un nuevo disco? Me veo bajandome vuestros discos en inglés. Quizá escuche el de Amaro mientras…

Como a un pintor del siglo XIX al que nadie valoró en vida y por cuyos cuadros ahora se pagan fortunas, por lo que veo así ha ocurrido con Nick Drake. No puedo negar que hace poco que fuimos presentados y eso que murió antes de que yo naciera. Por eso ha sido tan traumático descubrirle. Sweetchu apareció antesdeayer con dos de sus tres discos y  no puedo entender cómo he podido perderme algo tan extraordinario durante tanto tiempo.

Betty came by on her way
Said she had a word to say
About things today
And fallen leaves.

Said she hadn’t heard the news
Hadn’t had the time to choose
A way to lose
But she believes.

Gonna see the river man
Gonna tell him all I can
About the plan
For lilac time.

If he tells me all he knows
‘bout the way his river flows
And all night shows
In summertime.

Betty said she prayed today
For the sky to blow away
Or maybe stay
She wasn’t sure.

For when she thought of summer rain
Calling for her mind again
She lost the pain
And stayed for more.

Gonna see the river man
Gonna tell him all I can
‘bout the ban
On feeling free.

If he tells me all he knows
About the way his river flows
I don’t suppose
It’s meant for me.

Oh, how they come and go
Oh, how they come and go

Gracias sweetchu!

Ese el nombre de la gira en estadios de Muse. Lo de anoche en el Calderón fue soberbio. Si tuviera que hacer la lista -en plan Alta Fidelidad- de los diez mejores conciertos a los que he tenido la fortuna de asistir, éste sería uno de ellos.  Seguro que estaría en la lista, con los fallos y todo.  ¿No debería haber sido perfecto para estar en tan exclusiva lista? No. Para mí, lo de ayer fue auténtico R&R.

Los Muse no son humanos.  Vinieron del espacio exterior -no son de Devon, no- hace años, y ayer aterrizaron en el Calderón para anunciarnos el perdón y la gracia para todo aquel que se levante y luche junto a ellos. A base de música de extrema calidad, más luces que en Encuentros en la Tercera Fase, un UFO -era british- y unos cuantos trucos visuales y líricos,  parece que cada vez somos más los conversos. De verdad que son de otro planeta. Posiblemente del mismo que el Barrilete Cósmico, no tengo ninguna duda.

¿Qué hace que Muse sea especial, que llene estadios cuando hasta los autoproclamados sucesores de U2 no se atreven a meterse en “fregaos” de este calibre? Los japonenes tienen un nombre para un quinto gusto o sabor. Lo llaman “umami”, y significa algo así como “sabroso”. Un jamón de pata negra es -o sabe- umami. El atún  y el caldo de mi madre, también.  Bien, pues Muse suenan “umami”. ¿Qué no me crees? Sientate tranquilamente en tu sofá y ponte “The United States of Eurasia” a todo trapo. Puede que te abrume al principio, pero luego te comerás ese jamón sin probar los colines y serás un fiel lobotomizado más. No hay más, es mejor que te rindas cuanto antes y disrutes.

Hace tiempo leí lo que opinaba Freddy Mercury acerca de cómo había de ser y qué debía ofrecer un concierto de una banda para masas.  Ayer lo entendí por fin.

Hace tiempo también, antes de verlos en un FIB, recuerdo que la prensa decía de ellos que se pasaban tocando y calificaban sus verborrea musical como pretensiva. Hoy la reconoce como virtuosismo rock.

Qué bueno que:

– Sonó como tienen que sonar los conciertos de rock: mucho.

– Lució como tienen que lucir los conciertos de rock: mucho

– El escenario era una puñetera nave espacial . Y especial mención a los visuales: de 10.

– Bellamy toca peor flamenco que el Pollito, pero no quería demostrar nada,  solo conectar. Y lo consigió: fue correspondido por el público con el consiguiente  “¡¡Torero, torero…!!”

– Se marcaron unos cuantos guiños a Led Zeppelin, Animals, Nirvana, Deftones, ¿Hendrix?…..

– El set list estuvo bien. Sólo yo, eligiendo personalmente los temas, lo habría mejorado. En tu caso, eligiendolos tú.

– Los teloneros fuesen los Editors. Son buenos hermano, son buenos…..

– El Calderón fuese el lugar elegido para la abducción.

Fue una pena que:

– En la puerta no hubiese lectores para las entradas. Me molesta que me rompan la entrada y creo que no soy el único.

– El sonido -¡cuánto grave!- no fuese lo suficientemente bueno en la primera mitad del concierto.

-No tocaron “Sing for Absolution”.

En resumen, si no pudiste ir, compra un billete barato a Lutton y ve a verlos en Septiembre a Wembley. Merecerá la pena.

– Setlist del concierto (tomado de diariocritico):

# Uprising
# Supermassive Black Hole
# New Born
# Map of the Problematique
# Neutron Star Collision (Love Is Forever)
# Guiding Light
# Bliss
# Interlude
# Hysteria
# Nishe
# United States Of Eurasia
# Feeling Good (Leslie Bricusse & Anthony Newley cover)
# MK Jam
# Undisclosed Desires
# Resistance
# Starlight
# Time Is Running Out
# Unnatural Selection

Encore:
# Unintended
# Exogenesis: Symphony, Part 1: Overture
# Stockholm Syndrome

Encore 2:
# Take A Bow
# Plug In Baby
# Knights of Cydonia

Ya sabía yo que tenía una asignatura pendiente con Bruce. Te atrapa, es algo que sólo ocurre con algunos pocos.  Ahora no puedo dejar de escuchar este disco ni de tocar Devils & Dust con la acustica. Bajas a D la 6ª y empieza a sonar “jondo”.

“I’ve got god on my side
and I’m just tryin to survive
But If what you do to survive, kills the things you love….”

Me pregunta un amigo que sabe de mi afición por la música si voy a ir al Rock in Rio. Él me dice que sí, que es el mejor festival y no piensa perdérselo. Yo le digo que no me extraña en absoluto viendo cómo viste. Se enfada porque comento que si tuviera una hija de catorce años no me importaría llevarla en coche a la parada del autobús gratuito que conduce a la mismísima puerta del impecable recinto, y que quizá cuando fuese a buscarla a una hora políticamente correcta designada por la organización, me cruzase con mi madre y mi sobrina, que como buenas seguidoras de John Mayer, se han apuntado a tan profiláctico festival… . Me he pasado. Pero qué le voy a hacer si me molesta de un modo que no consigo explicar hasta el hecho de que los organizadores hayan tenido la delicadeza de no mezclar a Mayer con Motörhead, separándo a uno y otros con unos asépticos diez días, lo suficiente para que la tercera edad y las adolescentes por un lado y los jevis por otro no se enzarcen en violentas reyertas.

Por cierto, leo en una revista –bastante comercial– del ramo que Tommy Erdelyi, alias Tommy Ramone, cinco años antes de fundar los Ramones se ganaba la vida como técnico de sonido ayudante en los estudios Record Plant de Hendrix, en Nueva York. Pues leí hace tiempo en un blog –nada comercial– que el cantante y bajista de Motörhead,  Lemmy Kilmister, fue “pipa” del mítico Jimi al acabar la década de los sesenta. Los orígenes de los Ramones y Motörhead compartieron zurdo.

Volviendo al Rock in Rio , en ese estupendo y nada comercial blog también se dice que Lemmy entonces se ponía de ácido hasta arriba. Por suerte para los organizadores del evento eso ya pasó, y lo más incorrecto que uno puede encontrar en alguna de las franquicias Rock in Rio es una estrella con un considerable pedal:

Nada de Panteras Negras en labores de seguridad ni motines al acabarse la cerveza. Nada de apuestas musicales, nada que no genere dinero, nada barato, nada cerca, nada tóxico, nada descontrolado, nada histórico. Lo único que este festival tiene en común con otros es lo difícil que le resultará a tu novia encontrar un baño libre.

Puestos a elegir, yo iría aquí por el cartel o aquí por pisar “La Isla”

Mi amigo es un buen tipo, no merece sufrir mi ironía barata. Yo pensaba que los festivales eran para los guarros de camiseta y zapas como yo y resulta que el mercado es tan amplio que te permite ir con polo y naúticos un sábado por la tarde y dormir luego plácidamente en tu cama.  Esto me convierte en un sucio snob de camiseta y zapatillas. Peor que eso,  ya hace dos años que no piso uno.

Mal empezamos.